CENS | enero 13, 2020

La historia de María Cristina Prieto


La Historia nos trae los hechos, la narración regocija nuestros oídos y nos da la posibilidad de escuchar a la Historia realmente enorgullecida por el contenido que trae aparejado en sus páginas y nos someten, las dos juntas, al privilegio de aprender de otras y otros, a los que les toco andar por caminos dolorosos con la frente bien alta, la sonrisa invencible y el corazón abierto.
El 25 de junio de 1951, Buenos Aires, despierta con la gran noticia que solo festejan un puñado de hermanitos y una mama sola. Nace en una sala de parto del ya desaparecido Hospital Salaverry una niña que será la inspiración y la guía de muchas otras y otros!! MARIA CRISTINA PRIETO, la sexta de 7 hermanos del matrimonio de doña Irma Santana y don Juan Jesús Prieto.
Su infancia transcurre en un contexto de pobreza, en un pequeño barrio, también desaparecido al que sus vecinos llamaron General Bernal en la localidad de La Salada del partido de La Matanza.
La ausencia de su padre quien opta por quedarse con una familia paralela, hizo más cruda la realidad de Cristina, de su mama, embarazada de la séptima hija y de sus hermanitos. Doña Irma debe salir a trabajar como empleada doméstica con un bajísimo sueldo, para sostener esta joven familia. Cristina tenía uno de sus hermanos con una enfermedad crónica quien necesitaba tratamiento y medicación, que debían costear.
Pese a las horas que Doña Irma se ausentaba para trabajar afuera, el reencuentro de la numerosa familia era muy cálido, con riquísimos mates y panes que les proporcionaban la providencia y la buena voluntad de la panadería vecina. Eran verdaderos días de fiesta cuando la donación era facturas deliciosas del día anterior. Si bien la situación económica los acorralaba la alegría de estar juntos jamás se empañaba.
La escuela primaria les abre los brazos y premia con medalla de honor la dignidad con que este grupo de niños va a la escuela, impecables como si la pobreza fuera solo un juego al que ellos no estarían invitados a jugar.
El amor encontró a Cristina en la adolescencia, un amor duradero casi eterno. Ante tanta adversidad Cris se aferra a este amor creyendo que esta vez la vida la compensaba por tantas carencias y obteniendo como respuesta un embarazo no deseado, por nadie más que por ella, y por lo tanto interrumpido casi sin preguntar.
Hizo realidad su sueño y se casa con este amor que, muy a pesar de ella, no fue un refugio sino una batalla que debía librar día a día. Las cosas se ponían feas y por más que Cristina intento hacer las cosas bien siempre había una causa real o inventada para el grito, el golpe, la traición. Nunca entendió esta forma de relacionarse por más que intentaba conciliar renunciando a su orgullo, no logro hacerlo nunca.
Con esta insistente fuerza de alcanzar su felicidad, queda nuevamente embarazada de su primer hijita, Betty, trayéndole toda la alegría y compañía a sus tantas horas de soledad. Enseguida llega Gaby su segunda hijita pero a pesar de estos dos grandes regalos de la vida la violencia no cesaba, su tercer hijito Fredy fallece con solo tres meses de vida a raíz de una enfermedad respiratoria. La adversidad se hace nuevamente presente como tantas veces y golpea a Cristina aún más que la violencia con la que vivía.
Sin arraigarse en un lugar determinado, por razones económicas, esta joven familia no puede fijar su residencia y peregrina en lugares prestados por gente solidaria que siempre se hace presente poniendo parches a tanta adversidad.
El destino y la garra que siempre demostró tener le brindan una gran oportunidad y adquieren un terreno en Av. Marconi, demostrándole que no todo está perdido. Depositando en este lugar todas las ilusiones. Ya con sus hijitas más grandes comenzó su paso por el Patronato Español, Comunidad Jesús Buen Pastor donde el padre Roberto Musante le ofrece desempeñarse como mama catequista, tarea que realizo con mucha pasión.
Plasma en esta nueva misión toda su solidaridad con la comunidad y comienza una batalla en contra de sus postergaciones. Todo esto no hubiera sido posible sin el apoyo de un grupo de curas Salesianos, con una marcada opción por los más pobres y una visión liberadora del evangelio. Sosteniendo que cada uno de nosotros podía encontrar el paraíso acá en la tierra, en la Pachamama, en el barrio, en nuestro barrio y así lo entendió Cristina, transitando sus calles, haciéndose presente en cada lugar donde la necesitaban desde las Comunidades Eclesiales de Base.
La Argentina atravesaba una crisis económica muy grande, la época de la hiperinflación, mientras la catástrofe azotaba, en los barrios, se despertaba una gran SOLIDARIDAD. Cristina junto a un grupo de compañeros, se sintieron con la necesidad de organizarse para aquellos pibes que pasaban hambre uniendo a las fuerzas vivas de la Comunidad, Capilla, Sociedad de Fomento, Unidades Básicas.
En casa las cosas no marchaban como Ella hubiera querido, el destino pone en su camino una hija del corazón llamada Karina, a la que Cristina tomo como propia.
Pero la lucha sigue, nada, ni nadie la detiene.
Los comedores seguían en pie dando lugar a la participación cada vez mas activa de las mamas. Las charlas entre plato y plato se hacían profundas y valiosas por ello comenzaron a organizar talleres de sexualidad que fueron un motivo para que todas contaran lo mal que la pasaban en su casa.
Las reuniones se hicieron periódicas y como resultado nace la Red de Mujeres de la Matanza. Una Organización no Gubernamental que nucleó a todas estas Mujeres que nunca habían pensado en el protagonismo que nace de una real necesidad.
En el año 1991 con las ganas intactas de seguir creciendo comienza su paso por el secundario del C.E.N.S. número 205 de Gregorio de Laferrere, logrando obtener uno de sus sueños más anhelados, su título. Este mismo envión lleva a seguir el camino del saber y se inscribe en la Carrera de Licenciatura en Trabajo Social en la Universidad Nacional de La Matanza encontrándose allí con gente maravillosa que la admira por ser una “alumna Trabajadora Social” y la acompaña en su lucha por “los derechos de las mujeres”.
Cuando llega la hora de cosechar todo lo sembrado en tantos años de esfuerzo, cuando sus logros estaban al alcance de sus manos, la vida sorprende con la cruda noticia de que padece un cáncer terminal en el estómago. Otra vez a buscar las respuestas a tantas preguntas ¿Por qué? Buscando las respuestas en Dios, en la vida, en todo lugar donde alguien pudiera responderle.. “No me puedo morir todavía, tengo mucho por hacer”.
Sabiendo de esta forma que la hora de partida acecha, con 5 nietos pequeños a los que ella llamaba mi puñado de gente, sus tres hijas, su familia y muchísimos amigos sin consuelo ante semejante realidad con tantos sueños aun sin cumplir, comienza su lucha contra el reloj con este maldito cáncer.
Sometiéndose a una complicada Intervención, demostrando nuevamente que no le teme a la adversidad, supera este obstáculo, nos regala 7 meses más de vida que no alcanzaron ni alcanzaran nunca para despedirla. Cristina no sabía despedirse de la gente que amaba. Faltándole solamente el Trabajo Final que logra terminar con la ayuda de sus profesoras y compañeras, aprueba la última materia para obtener el título tan ansiado pero las fuerzas la abandonan contra su propia voluntad y fallece un 21 de junio de 1999 con solo 47 años rodeada por toda su gente que la acompaño hasta el final.. El titulo lo recibe su familia en la Colación de Grados de diciembre de ese mismo año.
¡Gracias Cris por esta, tu vida, que nos sirve para seguir adelante sin flaquear y sea tuyo este homenaje!
Alumnos del C.E.N.S. 456 María Cristina Prieto
Y tu hija que jamás deja de enorgullecerse.
Eva Villar
Betty Racedo
(Adaptación)

 

 

LUGARES

 

DIRECCION

 

 

TURNOS

 

SEDE – LAFERRERE Soberanía Nacional 2212 17.20 a 21.40 hs
PATRONATO – LAFERRERE Marconi 5600 13.00 a 17.20 hs
SINDICATO  DE PLASTICOS

LAFERRERE

Honorio Luque 6042 13.00 a 17.20 hs
LA LOMA – LAFERRERE Marcos Paz y REAÑOS 17.20 A 21.40 hs
CAACUPE – ISIDRO CASANOVA Carlos Casares y M. Arredondo 08.00 a 12.20 hs
ALBARRACIN – ISIDRO CASANOVA Albarracín 4108 18.00 a 22.20 hs
Escribinos por WhatsApp

CONTACTO

Para cualquier consulta o duda que tengas escribinos aquí abajo.