Noticias | agosto 13, 2020

Fallo histórico: habrá nuevo juicio por el crimen de Lucía Pérez


El tribunal compuesto por los jueces Carlos Natiello, Mario Eduardo Kohan y Fernando Luis María Mancini resolvió “proceder a la realización de un nuevo juicio con la premura que el caso amerita, y el dictado de un nuevo pronunciamiento” en el caso de la muerte de Lucía Pérez, que en 2016 provocó el primer Paro de mujeres realizado en el país. El nuevo juicio deberá ser llevado adelante por otro tribunal. Los jueces de Mar del Plata tienen destino de juicio politico.

En su argumentación el juez Natiello del Tribunal de Casación sostuvo: “Pensar el derecho penal con perspectiva de género exige mucho más que diseñar normas categóricas susceptibles de ser aplicadas a una infinidad de supuestos, pero inidóneas para resolver conflictos en concreto. La relación de las mujeres con el derecho penal demanda una reflexión profunda sobre un tema complejo, para dar una respuesta efectiva”.

La sentencia de Casación es uno de los efectos del esfuerzo de la madre de Lucía, Marta Montero, que presentó el caso rebelándose ante la decisión de los jueces marplatenses que consagraba la impunidad, se movilizó siempre en Mar del Plata, muchísimas veces en Buenos Aires en marchas históricas, a veces masivas, siempre conmovedoras, y encuentros con otros familiares de víctimas. Marta promovió además la creación del Observatorio Lucía Pérez de violencia patriarcal. Y logró impulsar lo que parecía impensable: la anulación del fallo, obligando a la nueva realización del juicio por el crimen de su hija.

Construir un límite

Lucía tenía 16 años cuando el 8 de octubre de 2016 Matías Farías, 23 años, y Juan Pablo Offidani, 41 años, la llevaron a la sala de salud de Playa Serena: llegó muerta. Un día después los apresaron en una camioneta Fiat Strada gris donde se encontraron 38 gramos de cocaína y 250 de marihuana. El tercer detenido fue Alejandro Maciel, 61 años, acusado de encubrimiento agravado por ayudar al lavado del cuerpo muerto.

En el juicio oral, Farías y Offidani fueron condenados, por los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale del Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata, a ocho años de prisión y una multa de 135 mil pesos por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”. Maciel fue sobreseído.

Ninguno de los tres fue condenado por el femicidio de Lucía. Los jueces consideraron que a Lucía no la mataron –se murió- y no la violaron, sino que la actividad sexual comprobada en la autopsia había sido consentida. Argumentaron, entre otras cosas, que “Lucía tenía 16 y Farías 23, por lo que sería muy forzado hablar de una situación de desigualdad o superioridad”. Dijeron también que no era una chica “sumisa” y que tenía “carácter”. Así volcaron las culpas sobre la víctima, consagrando la impunidad del caso.
En el fallo de la Cámara de Casación el juez Carlos Natiello marca un límite a esos argumentos: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”, sostiene en su argumentación.

Victimización contra la dignidad

En el desarrollo de su voto el juez Natiello repasa que el Estado se comprometió a prevenir y erradicar la violencia machista, y que “estas normas imponen a quienes tienen la tarea a su cargo, tener en consideración el contexto en el que ocurren los hechos, realizar un análisis de los mismos, determinar el encuadre jurídico apropiado, y valorar la prueba con perspectiva de género”. En ese sentido le parece inexplicable que el Tribunal de Mar del Plata se haya enfocado en “indagar en la personalidad, actitudes y comportamientos anteriores de la víctima, su forma de relacionarse con los hombres, su vida social, su carácter, y en distinguir la conducta de los imputados, y a partir de allí, considerar si Lucía había consentido el acceso carnal”.

El foco que el Tribunal hizo en la vida de Lucía, quien era una menor, al juez Natiello le resulta “un despropósito”.

“Considero que esa nueva victimización secundaria que sufrió Lucía (aun después de muerta) atentó contra su intimidad y su dignidad, y la de su entorno; y se debe considerar como un claro signo de estigmatización”, afirma Natiello.

Luego de citar extractos del vergonzoso fallo de los jueces marplatenses, el juez Natiello sostiene que fue fundado “en intolerables prejuicios y suposiciones basados en estereotipos de género”, y después de referenciar autoras y bibliografía sustenta que “para los Magistrados, Lucía evidentemente no coincidía con el estereotipo de la mujer víctima de violencia de género y violación, que no hubiera podido consentir. De lo expuesto, se desprende que el decisorio puesto en crisis demuestra el androcentrismo del derecho: descartaron el eventual abuso sexual respecto de Lucía, porque ella era una chica con una personalidad fuerte, con carácter, determinada y por ende, no vulnerable”.

Razonamiento contaminado

El juez Kohan, quien votó luego de Natiello, sostiene al inicio de su argumentación “hay momentos donde debemos pensar y repensar nuestras prácticas, ésta es una oportunidad para ello”. Luego de reconocer que no fue hace mucho tiempo que empezó a adentrarse en una perspectiva no machista, el juez define: “En los tiempos que corren no bastan declamaciones estridentes, sino que lo que se necesita en el ámbito de la administración de Justicia son miradas y decisiones ampliatorias de derechos que muestren que esa igualdad que es pregonada por las leyes e instrumentos internacionales es realmente posible y necesaria”.

“Los estándares internacionales advierten sobre la necesidad de estar atentos a argumentaciones que justifiquen la violencia de género, porque la conciban como una cuestión ‘privada’ en importancia o porque contengan estereotipos sexistas”, sostuvo.

Sobre el trabajo de los jueces de Mar del Plata en el juicio oral, Kohan es determinante: “El razonamiento de los Jueces de grado se ha visto contaminado con los preconceptos que se han formado en forma previa al análisis de la prueba y de la situación fáctica que reconstruyeran en el debate”, y agregó que “dicha concepción alteró sin dudas el prisma a través del cual han tamizado la apreciación de los hechos ventilados en el juicio, proyectando esos preconceptos al resto de sus razonamientos, lo que descalifica sus conclusiones como un razonamiento fundante de un pronunciamiento judicial válido”.

“El sistema debe cambiar”

El Dr. Carlos Altuve, fiscal de Casación, en la audiencia de apelación había solicitado que el juicio se realice de nuevo. En ese momento planteó que el propio Poder Judicial “es parte del problema” ya que no se está dando respuesta a la pandemia de femicidios.

“El fallo está evidentemente formulado con perspectiva de género”, analiza en diálogo con lavaca sobre la resolución de Casación: “El voto del juez Natiello es impecable, corre la vida íntima de Lucía que había sido el eje sobe el cual fundamentaron la absolución los jueces de Mar del Plata. Llevo 43 años en la justicia, estos temas fueron evolucionando muy lentamente. A los que somos más viejos nos tocó un aprendizaje. El juez Kohan desarrolla en su adhesión el modo en que todo el sistema judicial tiene que cambiar y empezar verdaderamente a tener un perspectiva de género en estos hechos, lo destaco porque no todo el mundo te lo va a decir y menos firmarlo”.
—¿Se advierte un cambio en el sistema judicial?

Lo que se había tenido en cuenta para construir el fallo en primera instancia fue justamente inmiscuirse hasta en la sexualidad de Lucía, una cosa fuera de lugar. Hay un cambio, es lento el proceso, uno preferiría que sea inmediato. Pero lo positivo de que sea lento es que está siendo madurado.

—¿Cuáles son los indicios de ese cambio?

El fallo es novedoso porque dicen en relación a la situación previa o intima de la víctima: ‘esto no puede ser valorable como prueba’.

Nunca más

Desde la Campaña Nacional Somos Lucía sostuvieron que la anulación del fallo es construir un nunca más. “¡Nunca más la justicia puede dictar un fallo tan vergonzoso! ¡Nunca más violencia patriarcal! ¡Nunca más femicidios impunes!”.

La familia de la joven de 16 años había presentado en mayo del año pasado el pedido de destitución de los jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Aldo Carnevale por mal desempeño. Carnevale pidió luego la jubilación anticipada, la cual le fue concedida por la gobernadora María Eugenia Vidal, por lo que el proceso continuará solamente para los magistrados Urso y Viñas.

En la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires, ya fue constituido el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios que resolvió “abrir competencia” e investigar el desempeño de los jueces, y mediante sorteo fueron designados los legisladores provinciales titulares y suplentes para conformar el Jury.

Desde el femicidio de Lucía Pérez, su familia lleva 1404 días sin justicia. Aunque el fallo que pretendía consagrar la impunidad fue anulado, dos de los tres jueces siguen en funciones. Marta, la incansable madre de Lucía, sigue pregonando que se active el juicio político, otro paso para que el poder judicial no cometa la segunda victimización, la estigmatización y la vejación post mortem de las asesinadas, nunca más.

Fuente: La Tinta

Escribinos por WhatsApp

CONTACTO

Para cualquier consulta o duda que tengas escribinos aquí abajo.